fbpx

¿PUEDE LA PRONACIÓN DEL ANTEBRAZO PREVENIR LA CIRUGÍA TOMMY JOHN?

| Mecánica de Pitcheo
Reading Time: 8 minutes

Junio 18, 2015 

Si pasa suficiente tiempo en el mundo del pitcheo de béisbol, probablemente escuche a alguien decir que la pronación del antebrazo es imprescindible para proteger el codo de lanzar. Una razón dada a menudo es que la pronación del antebrazo involucra el músculo pronador redondo.

¿Puede prevenir la cirugía Tommy John?

El pronador redondo es un músculo del antebrazo que se adhiere en el interior del codo (el lado medial) cerca del ligamento colateral cubital (UCL por sus siglas en Inglés). Su trabajo principal es pronar el antebrazo. Cuando está activo, genera una fuerza que probablemente protege el UCL y, por lo tanto, probablemente reduce el riesgo de cirugía Tommy John.

Por lo tanto, algunos creen que si un lanzador prona activamente el antebrazo en el momento justo, él o ella activara de manera óptima con los pronador redondo para así proteger el UCL. Esto es engañoso.

CÓMO FUNCIONAN LOS MÚSCULOS DEL ANTEBRAZO PARA PROTEGER EL UCL

La idea de que uno debe pronar el antebrazo para utilizar el pronador redondo no es realmente cierto.

Sí, en general, es cierto que se debe activar el músculo pronador redondo para pronar el antebrazo … pero la activación muscular es la causa y la rotación del antebrazo es el efecto. No de la otra manera.

Además, NO es cierto que uno deba tener un antebrazo pronado para reclutar el pronador redondo. De hecho, es muy posible activar este músculo incluso si el antebrazo no parece estar pronando o no está en una posición pronada.

En otras palabras, la activación del pronador redondo y la pronación del antebrazo son conceptos distintos. La activación del pronador redondo solo provoca la tendencia del antebrazo a pronar. Pero no siempre causa pronación real del antebrazo.

Hay muchos músculos que cruzan el codo y el antebrazo. Algunos de estos músculos (como el pronador redondo), cuando están activos, causan la tendencia de pronar el antebrazo. Otros, cuando están activos, causan la tendencia de supinar el antebrazo. Lo que determina principalmente el movimiento y la posición del antebrazo es el equilibrio entre los dos conjuntos de músculos.

Por ejemplo, si el pronador redondo y los otros músculos que causan la pronación del antebrazo están generando más fuerza que los músculos que tienden a causar supinación, el antebrazo generalmente prona. Por el contrario, si los músculos que causan la supinación generan más fuerza, el antebrazo generalmente supinará. Si los dos grupos generan fuerzas iguales, el antebrazo permanecerá estacionario en su posición actual (pronado o supinado).

Grupos de músculos opuestos pueden estar activados al mismo tiempo. Cuando los músculos opuestos están activos al mismo tiempo, se llama co-contracción [1].

Los conceptos mencionados anteriormente, son ciertos para cada articulación del cuerpo. 

Debido a que los músculos pueden cocontraerse, un lanzador no necesita pronar el antebrazo visiblemente para aprovechar la fuerza generada por el pronador redondo. Este músculo puede generar mucha fuerza para proteger el UCL incluso si el antebrazo está en posición supinada. 

Cocontraer los músculos del codo podría ser la mejor estrategia para proteger el UCL durante el lanzamiento (lea sobre la espiral del codo en la entrevista de Trevor Bauer). Cuando más músculos que cruzan el codo están activos, la parte superior del brazo y los huesos del antebrazo se unen más fuertemente. Esto permite que la arquitectura ósea del codo proporcione más estabilidad. Sin embargo, se necesita más investigación para determinar la estrategia óptima de activación muscular para la protección del UCL en un lanzador.

(Tenga en cuenta que los niños con esqueletos inmaduros y vulnerables deben tener cuidado al comprimir demasiado los huesos del codo. Hable directamente con un profesional para obtener consejos específicos).

Así que, hasta que haya una investigación más concluyente, no puedo decir definitivamente si la pronación o supinación del antebrazo es mejor para proteger el UCL. Además, el cuento es mucho más complicado que simplemente pronación versus supinación.

El cuento es más complicado porque muchos otros factores contribuyen a la producción de fuerza de un músculo y la fuerza en el UCL. Por ejemplo, el pronador redondo también cruza la articulación del codo además de la articulación del antebrazo. Esto significa que el estado del codo (es decir, si se está flexionando o extendiendo) también es increíblemente importante para la producción de fuerza de este músculo.

Como he dicho antes, un músculo que se está acortando genera mucha menos fuerza que el mismo músculo cuando está estacionario o se alarga.

Una pregunta: si el codo se está flexionado mientras el antebrazo está supinado, ¿el pronador redondo se está acortando o alargando?

Respuesta: ¡No lo sabes! Es prácticamente imposible saberlo sin controlar específicamente el músculo en sí.

Además, muchos otros músculos también cruzan el codo cerca del UCL. En las investigaciones revisadas por otros profesionales (peer reviewed), aún no está claro cómo se distribuye la fuerza entre estos músculos, la arquitectura ósea y el UCL, por lo que centrar los esfuerzos en los pronadores puede no ser la mejor estrategia.

Por lo tanto, parece poco probable que la clave para evitar la cirugía Tommy John sea la pronación del antebrazo en el momento justo.

El estado del antebrazo, en supinación o pronación, es probablemente solo una pieza del rompecabezas cuando se trata de proteger el UCL. Y la forma de esta pieza del rompecabezas dependerá de la anatomía, la fisiología y la mecánica de pitcheo específicas del lanzador.

Ahora, para estar claros, es muy posible (y tal vez incluso probable) que una técnica de antebrazo en combinación con una técnica de codo y hombro (por ejemplo: espiral del codo) mejore el riesgo de lesiones en el codo durante el lanzamiento. Pero se necesita más trabajo para probar esta teoría.

Los lanzadores adultos deberían enfocarse en fortalecer los músculos del antebrazo y el codo (como he dicho antes). Esto se puede hacer a través del entrenamiento de resistencia (pesas), bolas pesadas, pesas de muñeca, soltar largo y otras modalidades de entrenamiento. A través de estos métodos, los lanzadores no solo pueden fortalecer los músculos, sino también aprender patrones de movimiento eficientes y efectivos que involucran a los músculos cuando necesitan participar.

Todavía queda mucho por aprender sobre cómo prevenir la cirugía Tommy John. Las investigaciones revisada por otros profesionales (peer reviewed research) aún están en su infancia . Sin embargo, existe amplia evidencia de que músculos fuertes en el antebrazo y el codo son críticos. En numerosos estudios de cadáveres, se ha demostrado que una mayor fuerza de estos músculos alivia el UCL [2-4]. Así que, si desea evitar la cirugía Tommy John, mi recomendación es centrarse en hacer que los músculos del antebrazo y el codo sean lo más fuertes posible.

Puede aprender cómo Driveline programa la variedad de modalidades disponibles para fortalecer los músculos del brazo en Hacking the Kinetic Chain.

El Dr. James H. Buffi tiene una licenciatura en ingeniería mecánica de la Universidad de Notre Dame y un doctorado en ingeniería biomédica de la Universidad Northwestern. Su disertación doctoral se tituló, “Using Biomechanical Modeling and Simulation to Calculate Potential Muscle Contributions to the Elbow Varus Moment during Baseball Pitching.”También ha sido investigador visitante en el Centro Nacional de Simulación en Investigación de Rehabilitación en la Universidad de Stanford, así como investigador visitante en el Hospital General de Massachusetts. Puedes seguir a @jameshbuffi en twitter.

Referencias:

  1. Lieber, R.L. and R.L. Lieber, Skeletal muscle structure, function & plasticity : the physiological basis of rehabilitation. 2nd ed. 2002, Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins. xii, 369 p.
  2. Udall, J.H., et al., Effects of flexor-pronator muscle loading on valgus stability of the elbow with an intact, stretched, and resected medial ulnar collateral ligament. J Shoulder Elbow Surg, 2009. 18(5): p. 773-8.
  3. Seiber, K., et al., The role of the elbow musculature, forearm rotation, and elbow flexion in elbow stability: an in vitro study. Journal of Shoulder and Elbow Surgery, 2009. 18(2): p. 260-8.
  4. Lin, F., et al., Muscle contribution to elbow joint valgus stability. Journal of Shoulder and Elbow Surgery, 2007. 16(6): p. 795-802.

Comment section

Add a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

X