PULLDOWNS: EL ¿QUÉ?, ¿POR QUÉ?, Y ¿CUANDO?

| Entrenamiento de Velocidad
Reading Time: 12 minutes

Diciembre 28, 2017

Aunque causan controversia, los pulldowns son un elemento básico en nuestro programa de entrenamiento en la temporada baja. Vemos los pulldowns como parte vital al entrenar jugadores, donde aprenden a lidiar con los diferentes tipos de estrés que están vinculados a lanzar desde un montículo o la loma. Pero como todo, puede ser malinterpretados cuando no son utilizados en el contexto apropiado. 

 ¿QUÉ?

Los pulldowns, son tiros a máxima intensidad o esfuerzo, en el cual el jugador inicia con algún tipo de impulso (normalmente un ligero trote)  y ya con la pelota en mano, y los cuales son usados durante la temporada baja. 

En Driveline, nuestros jugadores tienen pulldowns una vez por semana y en una manera progresiva en la cual usamos pelotas de diferentes pesos que van de 3-7 oz.

La historia de este tipo de tiros, conocidos como pulldowns, vienen de soltar o lanzar a larga distancia. Como parte de la rutina de soltar o lanzar a distancia de Alan Jaeger, los jugadores lanzan tiros de extensión (tiros con un énfasis en tirar la pelota en arco), hasta cierta distancia. Dependiendo del dia y  el plan de entrenamiento, a medida que los jugadores se acercaban uno al otro, y la distancia entre ambos disminuye, los jugadores proceden a tirar pulldowns, o simplemente un tiro hecho a máxima intensidad en línea recta.

VIDEO PULLDOWNS

Así que, en días en los que el plan de entrenamiento indica una sesion de alta intensidad, los jugadores lanzan a larga distancia haciendo tiros de mediana intensidad y en arcos (lo que se le conoce como una fase de extensión), seguido por tiros hechos a mayor intensidad y en línea recta a medida en que la distancia entre jugadores disminuye. 

Driveline añadió este protocolo y simplemente añadimos un radar para así poder darle seguimiento a las velocidades de los tiros. La correlación entre las velocidades de los tiros/disparos varía, pero  entre un tiro con impulso (pulldown) y un tiro desde la loma de máximo esfuerzo, el coeficiente de determinación, o R ^2, es de .7 cuando comparamos tiros hechos con una pelota de 5 oz (una pelota regular) 

Sabemos que el simple hecho de que algo tenga algún tipo de correlación, no significa que es causa absoluta del resultado, pero los jugadores que lanzan o tiran pulldowns con mayores velocidades, también tienen velocidades más altas en el montículo. 

¿POR QUÉ?

La razón del porqué: intensidad/esfuerzo y estrés. 

Vemos el esfuerzo de aprender a lanzar duro como una característica clave la cual los jugadores deberían desarrollar en la temporada baja ya que en muchos casos este aspecto es pasado por alto o algo a lo que no se le presta suficiente atención.  

Sabemos que esfuerzo puede tener un sin número de significados, pero en cuanto a pulldowns, estamos en busca de intención o esfuerzo de lanzar la pelota duro. Los lanzadores normalmente son entrenados de una manera en la que se incluyen muchas correcciones técnicas y en la que tienen que pensar que hace su cuerpo mientras este se mueve a velocidades increiblemente rapidas.  

Esto normalmente no está vinculado a enfocarse en lanzar duro. 

El enfocarse en lanzar o tirar con gran intensidad o esfuerzo puede hacer maravillas para algunos jugadores, puede ver a Charlie Morton como un ejemplo al nivel de MLB el cual ha sido exitoso al tratar de lanzar mas duro. Pero aun si el esfuerzo de lanzar mas duro no tiene los mejores resultados, los jugadores sabrán que pueden hacerlo, y les da un mejor filtro en cuanto a que tan intenso están lanzando.

“Algunos jugadores quizás puedan ser más efectivos cuando tratan de lanzar a un 90 o 95 por ciento de intensidad (un porcentaje el cual es único para cada lanzador), pero cómo puede un lanzador saber cual es su 90-95% de intensidad si nunca antes ha lanzado al 100%.”

La otra razón por la cual los pulldowns son importantes, tiene que ver con niveles de estrés, principalmente por el hecho de que queremos que los jugadores mantengan o sobrepasen (en una pequeña cantidad) los niveles a los que están expuestos durante juegos. 

La buena noticia es que hay estudios/investigaciones de un tercero partidario así como nuestro propio estudio, que apoyan la idea de que los pulldowns causan igual o menor estrés que el lanzar desde el montículo. 

ASMI encontró diferencias las cuales son “estadísticamente insignificantes” entre el lanzar una pelota de 5 oz desde el montículo y lanzar una pelota de 5 oz con un pequeño impulso (crow hop, por como se le conoce en inglés).También fue demostrado que las pelotas de mayor peso (6 y 7oz) resultaron en menor torsión en el codo y en el hombro al compararlas con una pelota regular. 

Nosotros replicamos el estudio realizado por ASMI en el que monitoreamos tiros hechos con pelotas regulares (5 OZ) usando un sensor Motus y obtuvimos resultados similares.También le echamos un vistazo al estrés causado al lanzar o tirar pelotas de 3-7 oz durante los pulldowns y observamos muy poca diferencia entres estas, estadísticamente hablando. 

Así que, los pulldowns sobrepasan (en pequeña cantidad) o replican el estrés  causado al lanzar desde el montículo, por qué sería esto algo útil? 

Pensemos en el ciclo de supercompensación, también conocido como síndrome general de adaptación. 

Como jugador, necesitas recibir un estímulo que lleve al cuerpo a adaptarse a velocidades más altas. Muchos jugadores no reciben este tipo de estímulo, sin embargo tienen expectativas de lanzar mas duro. 

Utilicemos como ejemplo un jugador y vamos a asumir que entre más duro lanza, mayor es el estrés que acumula en su brazo.  Claramente, diferencias diminutas con esta idea, pero aun así, continuaremos con este ejemplo. Cuando comparado a si mismo, un lanzador va a acumular una mayor cantidad de estrés a medida que incremente o aumente la velocidad a la que lanza. 

Ahora vamos a utilizar como ejemplo un lanzador de tercer año, el cual juega primera división a nivel universitario (D1). Durante el año, este lanzador va tener un sin número de salidas, incluyendo sesiones de bullpen y juegos simulados, principalmente durante el otoño y el invierno. Muchas de estas salidas, por varias razones, no serán monitoreadas en cuanto a velocidad. 

Digamos que este jugador, es un buen lanzador el cual normalmente se encuentra entre 86-89, y como máximo, 90 MPH. 

Durante todo el otoño y en juegos de fogueo, este jugador puede mantener su velocidad entre 86-89 MPH, el promedio mencionado anteriormente.Pero durante el invierno, con las sesiones de bullpen no monitoreadas, y otros factores contribuyentes (universidad, mala calidad de sueño), sin darse cuenta, sus bullpens reducen a 82-86 MPH (con un enfoque en control y lanzamientos secundarios). Recordemos que estas sesiones no han sido monitoreadas, así que, ni el entrenador ni el jugador estan consciente de esto. Durante los próximos 2-3 meses el lanzador se mantiene entre 82-86 MPH.

 En los días en los que se encuentra más cansado, a causa de trabajo escolar y al levantarse a las 5 a.m., su velocidad es más baja (82 MPH), mientras en días en los que se siente mejor, su velocidad mejora (86 MPH). 

De repente llega la primavera y se le informa que lanzará el segundo juego del año, lo cual lo anima. El árbitro dice “play ball”, y su primer lanzamiento es de 90 mph. 

Ahora, recordemos lo que dijimos anteriormente, asumimos que el estrés aumenta a medida que aumenta la velocidad. Que parte de lanzar bullpens a 82-86 MPH durante la temporada baja preparó a este lanzador a  que su primer lanzamiento en condiciones de juego fuese de 90 MPH?

 En realidad, nada lo preparó para esta situación. Si el lanzador se encuentra entre 86-90 MPH durante el juego completo, hay un alta posibilidad de que la mayoría de los lanzamientos durante este juego sean lanzados con un nivel de estrés físico al cual el atleta no se ha expuesto en meses!

Alternativamente, cuando vemos lanzadores perder velocidad sin ningún tipo de lesión, hay probabilidad que esto se deba a que el lanzador ha entrenado a un bajo nivel de intensidad por un largo periodo de tiempo. Aunque esto puede ser inusual, consideraremos esto como señal de bajo entrenamiento o que no se ha entrenado lo suficiente, lo cual es la razón por la cual queremos incorporar pulldowns durante ciertos periodos de entrenamiento para sobrepasar los niveles de estrés presentes durante un juego. 

Ahora bien, antes de preocuparse de la forma en la que entrena sus jugadores y sienta la necesidad de hacer que sus jugadores lancen a un nivel máximo de intensidad todo el tiempo, entienda que al utilizar pulldowns, estos deben ser planeados de una forma cuidadosa. Los pulldowns funcionan porque son monitoreados en cuanto a velocidad se refiere y solo son usados de forma responsable cuando el programa de entrenamiento lo indica. 

¿CUANDO?

Vamos a repetir esa última idea debido a la importancia que tiene:

“Los pulldowns solo son usados de forma responsable cuando el programa de entrenamiento lo indica”

Si no haría que sus lanzadores tiren un bullpen en un dia cualquiera, tampoco debería utilizar los pulldowns en un dia cualquiera. Todo lo que debe hacer y tomar en cuenta en un plan de entrenamiento debe estar sumamente en línea antes de llevar a cabo cualquier tipo de trabajo a alta intensidad o esfuerzo. 

Esto es lo que lleva a la malinterpretación y el uso erróneo de los pulldowns: el que se pueden o se deben utilizar al azar.  

Muchos no entienden que la única forma en la que los pulldowns pueden ser efectivos es cuando son parte específico de un programa detallado de entrenamiento. Uno de estos factores no puede (o por lo menos no debería) existir sin el otro. 

Vemos los pulldowns como componente clave para desarrollar intensidad así como también  para desarrollar velocidad. Sobretodo, cada jugador debe tener una base sólida en cuanto a movilidad, fuerza corporal, y el cuidado de su brazo.

Queremos ser capaces de incrementar la cantidad de trabajo (workload) de un jugador y su tolerancia a lanzar a un nivel de máxima intensidad o esfuerzo. No queremos asumir que al tomar tiempo libre y dejar de lanzar, un jugador está listo para tirar a un nivel de alta intensidad o esfuerzo. Esto aplica para pulldowns y sesiones de bullpen. 

Si el tomar un largo periodo libre en cuanto a lanzar se refiere no se puede evitar, recomendados tomar un periodo más largo para regresar a óptimas condiciones físicas; como lo sugerimos en esta guia, la cual está diseñada para ayudar a jugadores a regresar a óptimas condiciones luego de un receso. 

Si ya tiene jugadores los cuales han estado lanzando una pelota por varias semanas, el periodo para regresar a óptimas condiciones físicas puede ser más corto, mientras los jugadores realizan tiros con los “plyos” para adaptarse tiros o lanzamientos de alta intensidad

En cualquiera de estos casos, se necesitan semanas de preparación a más baja intensidad para prepararnos  físicamente para trabajar a más alta intensidad.   

El mejor periodo para utilizar los pulldowns es el otoño o temprano durante el  invierno, pero también hay que tomar en cuenta las metas del jugador asi como tambien el periodo de tiempo disponible. 

“Al programar un plan de entrenamiento para lanzar, tome en cuenta cuanto, o que tanto, el jugador ha lanzado ( y la cantidad de tiempo que ha tenido libre o de temporada baja), asi como tambien que tanto se espera que lance en los próximos meses”.

Independientemente de la época del año, los jugadores necesitan tomarse el tiempo necesario para acumular una base de preparación física que gradualmente los prepare para trabajar o lanzar a una alta intensidad o esfuerzo máximo.

He aquí un programa de entrenamiento, el cual sirve como ejemplo, para ilustrar cuando se incluyen los pulldowns.

Finales de otoño: Desarrollar velocidad (pulldowns)

Invierno: Desarrollar velocidad (pulldowns/ velocidad desde el montículo) / transición al montículo.

Primavera: Competicion/ temporada

Principios de Verano: Competición o entrenamientos 

Finales de Verano / Principios de otoño: tiempo libre  o temporada baja. 

También se puede individualizar el programa de entrenamiento dependiendo cuales sean las necesidades de cada jugador. 

Los jugadores necesitan tiempo para poder estar en buena forma física, y aunque los pulldowns son divertidos, necesitamos tomarnos el tiempo necesario para estar en condiciones aptas y que nos permitan implementarlos. También hay que tomar en consideración que tanto ha lanzado un jugador en el último año, para poder así individualizar efectivamente un plan de entrenamiento. Para tener una mejor idea de como diseñar el mejor plan, sugerimos diseñar el plan de al revés, empezando con el primer dia temporada y luego planear en retroceso. 

CONCLUSIÓN

Los pulldowns son una parte clave para desarrollar velocidad, intención, y para ayudar a los lanzadores a ser un poco más atléticos. Pero no dejan de ser solo un pieza, no son un programa de entrenamiento por si solos. Al final del día, se trata de cómo organizarlos y que otras cosas están haciendo los jugadores para mejorar su desempeño atlético.

Este artículo fue escrito por Michael O’Connell.

Comment section

Add a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

X